Historia

SAMSUNG DIGITAL CAMERA

 

Historia breve del colegio “Francisco José de Caldas”


Fue fundado el 5 de Octubre de 1960 por la Señora Elia Escobar de Castillo con el apoyo de su esposo Álvaro Castillo C, educadores de origen caucano que se retiraban de un prestigioso colegio bicultural de la ciudad, y dan el nombre al Colegio como un homenaje al Sabio Francisco José de Caldas, oriundo de Popayán, capital del Departamento del Cauca y prócer de nuestra historia patria.

Inició labores en la antigua Calle 20 Sur de Cali, hoy Carrera 39, unas cuadras más al occidente de la ubicación actual, con un grupo de 5 niños en el curso Kindergarten de esa época, para aumentar un grado cada año, hasta llegar al Grado 5º de primaria en el año 1966.

En ese año, se obtuvo la primera Aprobación de Estudios por Resolución 0906 de 1966 emanada del Ministerio de Educación Nacional, con la que se siguió trabajando por varios años más y se estableció un convenio con el Colegio Alemán de Cali, para que los alumnos que egresaban de grado 5º, pasaran a ese Colegio a cursar el bachillerato. Antes de este año, en 1964 se trasladó al actual sitio, hoy carrera 39 # 4-A-.05, del barrio Santa Isabel de Cali.

En 1970, asume la Rectoría del Colegio el Licenciado Álvaro Castillo C.
En 1972, se hace una primera ampliación y se duplica el espacio físico disponible.

Posteriormente y ante los insistencia de los padres de familia, en el año 1980 se decide iniciar actividades con el Bachillerato bajo la Coordinación del Licenciado Carlos A Castillo, y se abre el grado 1º de Bachillerato de esa época, hoy equivalente al grado 6º, con 11 alumnos que pasaron de 5º y en la jornada de la tarde con horario de 1:00 p.m. a 6:30 p.m.

Con ese mismo grupo, se abren los grados siguientes año tras año hasta llegar al grado 9º, y egresa en el año 1984 la primera promoción de Graduandos en Bachillerato Comercial, que pasan a diversos colegios de la ciudad para hacer sus grados finales 10º y 11º.

En el año 1986, se abre el grado 10º y luego el grado 11º, y se retira la Señora Elia Escobar.

En el año 1988, se entrega la Primera Promoción de Bachilleres con 11 graduados, y se tiene una segunda Aprobación de estudios por Resolución 0631 de 1989 de la Secretaría de Educación Departamental del Valle del Cauca.
Con esta promoción se inician las evaluaciones del ICFES en las que los resultados siempre han sido muy satisfactorios.

En el año 1991, se hace una segunda ampliación y se levanta sobre el patio, la estructura para un tercer piso, donde se ubican salones de clase y el laboratorio múltiple, con el apoyo de Asofamilia.

Se continúa trabajando en igual forma, varios años escolares más hasta que en el año 1998, por directrices del Ministerio de Educación, se deben unir las jornadas de la mañana y de la tarde, en una sola Jornada Única, lo que implica hacer una tercera ampliación, construyendo el bloque para los cursos de bachillerato y el Aula Máxima Alvarelia, unión de los nombres de los dos fundadores del Colegio. Esto implica la adquisición de todo el mobiliario necesario para que todos los cursos de preescolar a 11º, estén en una sola jornada de siete de la mañana a dos de la tarde, cumpliendo las normas del Ministerio.

En este mismo año, el Licenciado Carlos A Castillo asume la Rectoría del Colegio por retiro del anterior y en 1999, se recibe el Reconocimiento Oficial de Estudios, por Resoluciones 207 y 1787 de 1999 de la Secretaría de Educación Departamental.

Las pruebas ICFES y las pruebas SABER del Ministerio de Educación, nos siguen evaluando cada año, logrando resultados cada vez mejores y nuestros bachilleres ingresando a las Universidades de la región y del país, como muestra del continuo proceso de mejoramiento en las labores desarrolladas.
Hoy son muchos los profesionales egresados que se hallan en las empresas del país haciendo patria y demostrando las muy buenas bases que tienen en su disciplina de vida y académica.

En el año 2006, se logra llegar al nivel máximo en la clasificación del ICFES, alcanzando el NIVEL MUY SUPERIOR, lo que nos ubica como uno de los Mejores Colegios de todo el país.

Francisco José de Caldas


francisco-jose-de-caldasFrancisco José de Caldas y Tenorio (Popayán, octubre de 1768 – † Bogotá octubre de 1816) fue un científico, militar, geógrafo, botánico, astrónomo, naturalista, periodista, prócer y mártir colombiano. Por su erudición y vastos conocimientos sobre tantas disciplinas fue conocido entre sus contemporáneos como El Sabio, epíteto con el cual pasó a la historia.

Antecedentes familiares

Caldas nació en Popayán en el último tercio del siglo XVIII. Aunque no se conoce un documento oficial que registre su nacimiento, la fecha que se considera más probable es 1768. Fue el quinto hijo del alférez español José de Caldas y Gamba y la payanesa Vicenta Tenorio y Arboleda, quienes tuvieron en total 15 hijos.

Estudios

El hecho de ser miembro de una de las familias de mayor abolengo. le permitió a Caldas acceder a las mejores instituciones educativas de la Nueva Granada, entre ellas el Real Colegio Seminario San Francisco de Asís de Popayán, donde fue alumno de José Félix de Restrepo, y el Colegio Mayor de Nuestra Señora del Rosario y Santo Tomas, en Santafé, la actual Bogotá, donde debido a las contrarreformas lanzadas contra el Plan de Estudios Moreno y Escandón (1774), no disfrutó de una cátedra de la entonces llamada “filosofía natural”, cátedra que fue impartida por José Celestino Mutis. De su formación en Santafé comentaría Caldas: “Los que disponían de mis estudios y de mi persona me remitieron a esa capital, me encerraron en uno de esos colegios en que no se veían otra cosa que desatinos de Materia Prima, me pusieron vino en las manos; pero no había nacido para Jurisconsulto. A pesar de castigos, reconvenciones y ejemplos, yo no pude tomar justo a las leyes ni a Justiniano, y perdí los tres años más preciosos de mi vida”.

Por tanto, la principal formación científica que recibió Caldas fue por parte de José Félix de Restrepo, de quien relata Caldas: “Por fortuna me tocó un catedrático ilustrado que detestaba esa jerga escolástica que ha corrompido los más bellos entendimientos; me apliqué bajo su dirección al estudio de aritmética, geometría, trigonometría, álgebra y física experimental, porque nuestro curso de filosofía fue verdaderamente un curso de física y matemáticas… Me entregué a cultivar los elementos que había recibido en el curso de filosofía. Conocí que éstas no eran sino bellas semillas de las ciencias”.

Científico

A partir de 1798, hizo observaciones astronómicas y desde 1800 se interesó por la Botánica. En 1801 entró en comunicación con el director de la Expedición Botánica, José Celestino Mutis. En diciembre de ese año se entrevistó en Quito, infructuosamente, con el barón Alexander von Humboldt y con Aimé Bonpland.[]

Continuó las investigaciones de los suizos HoraceBénédict De Saussure y Jean André Deluc para correlacionar el punto de ebullición del agua con la altura sobre el nivel del mar, y determinar la altitud en función de la variación del punto de ebullición del agua y la presión atmosférica. Sobre esta base fabricó el primer hipsómetro, instrumento diseñado para determinar la altitud señalando el punto de ebullición del agua.

A finales de 1805 se vinculó la Expedición Botánica y recorrió el norte del Ecuador. La Expedición logró como resultado el inventario de más de cinco mil especies de vegetales, insectos, aves, estudios climáticos y geográficos en los que participó el sabio Caldas, quien determinó los pisos térmicos e hizo una clasificación de los climas según la altitud. En 1806 regresó a Santafé, con un herbario y equipos astronómicos, para poner en marcha y dirigir el Observatorio Astronómico.

La primera parte de la literatura científica de Francisco José de Caldas se publicó en El Papel Periódico de la Ciudad de Santafé de Bogotá, dirigido por Manuel del Socorro Rodríguez, y el Correo Curioso, publicación erudita, económica y mercantil, bajo la tutela de Jorge Tadeo Lozano.

Entre sus tratados destacan El estado de la geografía del virreinato con relación a la economía y al comercio (1807), y El influjo del clima sobre los seres organizados” (1808), en que enfatizó en las diferencias entre el trópico y las zonas templadas y la diversidad tropical. Fundó a comienzos de 1808 el Semanario del Nuevo Reino de Granada, órgano de difusión del pensamiento científico y cultural, incluida su propia obra.

Escritor, político y mártir

Caldas no solo fue un sabio sino también un escritor notable. Su estilo se caracteriza por la claridad y por la nobleza de los conceptos. Su prosa (…) es del siglo XVIII y puede figurar al lado de la de Jovellanos, Muñoz, Quintana y Feijoo. Sus trabajos literarios y científicos son muy numerosos y muy conocidos. En sus cartas y documentos, escritos en hermosa caligrafía, se revela un impecable manejo del idioma y una gran erudición.

Se involucró decididamente en los acontecimientos de la época. Como subdirector del Diario Político de Santafé tomó parte en el levantamiento popular del 20 de julio de 1810. Se hizo partidario público de la independencia, escribió Nuestra Revolución y trabajó como ingeniero militar al servicio de las fuerzas patriotas.

En 1816 el ejército realista reconquista el país y Caldas es capturado en la hacienda Paispamba, que poseía su familia cerca de Popayán. Pronto es sentenciado a muerte por orden del militar español Pablo Morillo, quien, ante las numerosas y espontáneas peticiones de clemencia, exclama de manera burda e ignorante: “¡España no necesita de sabios!”.[7]

Fue fusilado por la espalda el 28 de octubre de 1816 en la plazoleta de San Francisco (hoy Parque de Santander) de Bogotá. Cuando bajaba las escalinatas de la UniversidaddelRosario, en camino hacia el patíbulo, dibujó en una pared la letra griega Ø, enigma que tradicionalmente se ha interpretado como Oh, larga y negra partida. Al extenderse hasta Popayán los rumores sobre el cruel final del prócer, la influyente familia de Caldas decidió encarar en persona al virrey Juan Sámano. Confirmada la dolorosa noticia, doña Asunción Tenorio y Arboleda, la venerable tía materna del sabio, planta un sonoro bofetón en la huesuda cara del virrey, quien permanece impávido ante la aristócrata y le contesta: “Manos blancas no ofenden”.

En agosto de 1819, las tropas españolas fueron derrotadas por el ejército libertador dirigido por Simón Bolívar, y la memoria de Caldas y de la Expedición Botánica fueron reivindicadas. Sin embargo, el hecho de haberse truncado la vida de un hombre tan polifacético en plena cúspide de su producción intelectual supuso un duro golpe a las investigaciones científicas en Colombia.

Carrera 39 Nº 4A-05 | (+572) 5524380 | (+572) 3937885 | Cali, Colombia | colcaldas@gmail.com


Educación Pre-escolar, Básica y Media

Aprobación por Resoluciones 0906 de 1966 MEN y 0631 de 1991 SED
Reconocimiento Oficial de Estudios por Resoluciones Nº 207 y 1787 de 1999 SED
Licencia de Funcionamiento de S.E.M 4143.2.21.3120
DANE 376001022270